viernes, 11 de junio de 2010

El Baúl de Mis Recuerdos


El Baúl de Mis Recuerdos...


Tengo una hermana, fanática de la limpieza, pulcra a más no poder... que uno de sus pasatiempos es limpiar, limpiar y luego que termina, vuelve a limpiar... En nuestra adolescencia compartíamos la habitación, ella una cama, yo otra, ella dividió nuestro closet, así como nuestro librero... ya se imaginarán cuál era la mitad más limpia... Tengo muchas manías, y una de ellas es conservar cosas que tienen un valor especial, así sea la cubierta de un dulce, una flor seca... cuadernos usados, los que en su momento consideré que alguna vez podría necesitar consultar... bueno, tantas y tantas cosas absurdas para muchos quizá... pero que para mi tienen un gran valor, sobre todo sentimental...

En una ocasión que llegué a casa, por la tarde... Oh! sorpresa... mi hermana acababa de dividir el espacio en nuestro librero, y como yo estaba ocupando parte de su territorio, pues amontonó mis cosas a un lado, el lado que me tenía asignado... lo que cabía, por supuesto, y lo demás decidió que ya no servían, cosas que terminaron en el basurero... y bueno, ya se imaginarán el ataque de histeria que me dió... salí corriendo a rescatar "mis preciados tesoros" pero era demasiado tarde, me dí cuenta de la ausencia un día después...

Claro que recuerdo que en esa ocasión, me molesté mucho con mi hermana, la creí injusta conmigo... le reclamé enérgicamente respetara mis "derechos humanos", tratando de proteger mi "derecho de la libertad de propiedad" bueno, mi "derecho a acumular cosas...", (aunque no estoy segura de si ese sea un derecho que esté contemplado en nuestra Constitución...) le pedí que no se metiera con mis "amados tesoros" y ella me pidió que respetara su espacio... pues así lo hicimos, con el tiempo fuí recolectando más tesoros y ella fue haciéndose experta en los diferentes tipos de limpiadores que existen en el mercado...

Con el transcurso de los años, formó cada quien su familia, ella en su casa, una casa totalmente limpia (y desinfectada...), libre de impurezas y de "tesoros" que no ocupen inútilmente un espacio en su impecable paraíso... y yo en la mía, con Mis Baúles llenos de Recuerdos... los cuales están rebosantes y cerrados forzosamente... hace tiempo abrí uno, aunque tengo mis "tesoros" guardados en donde hay espacio... hace poco, finalmente (y por necesidad) tuve que "hacer limpia" para poder guardar otras "reliquias"... pude ver las "maravillas" que he guardado por tantos años... pude ver cartas, tarjetas, una armónica, fotos, libros, muchos libros, juguetes, rompecabezas, recortes de periódico, chocolates, si, chocolates... y tantas y tantas cosas más... claro que disfruté mucho de mis tesoros... mis hermosos recuerdos... aquellas tantas cartas de mis amigas, y las tarjetas escritas como señales de amistad... aquellas fotos capturadas en momentos que parecían no terminar... Oh! Recuerdos, hermosos recuerdos que hacen mi alma vibrar...

Sé que los vicios tienen cura, pero no sé si las manías las tendrán... no es que me pesen mis recuerdos, pero ya no tengo espacio en donde acumular... tendré que pedirle a mi hermana, que un dia venga a mi casa, y con los ojos cerrados decida que tirar... ella no se tentará el corazón, pero sé que si yo lo hago... no dejaré de llorar... ya me he deshecho de cosas, que a otra gente pudiera interesar, pero a mis baúles llenos de recuerdos, aún no los puedo tocar...

¿Alguien sabe de una cura para las manías que me pudiera regalar? La necesito urgentemente, ú otro espacio más grande tendré que buscar...

9 comentarios:

azpeitia dijo...

Bello excusus y lección de vida al mismo tiempo...enhorabuena por tu blog...un abrazo de azpeitia

miguelángelo dijo...

Ruth
Las manías pueden curar, si son nuestras... Era yo acumulativo, me costó soltar cosas. A veces tenemos el deseo de que esa tarea la haga otro... Hay que parar de pensar y hacer lo que en el fondo queremos hacer.
Desde que vacié mi arcón. Cada vez que adquiero algo, regalo lo anterior.Bellas palabras y nuevo diseño de blog, estamos en eso muchos ¿No? Con afecto te saludo

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Azpeitia...

Que agradable que es tu visita... gracias por pasar y dejarme tus palabras... un beso desde México.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Miguel Ángelo,

Creo que yo no tengo remedio... mis manías siguen... capturando emociones y recuerdos en mis arcones, los cuales no son cosas para mi, sino sentimientos, algo que guarda algo importante... soy desprendida con otro tipo de cosas, con muchas cosas quizá, pero mis recuerdos son míos y esos son los que no comparto...

Te dejo un beso y te agradezco tu interés y tu visita...

Migue dijo...

Visité a Lucy y hallé tu comentario debajo, allí me habrás ubicado a mi,es chico el mundo web JaJa.
Te volvía a visitar y hallé tu respuesta a mi anterior visita.

Cierto que guardamos recuerdos que son sentimientos, emociones, el tema es que no nos hagan mal.Te comprendo.
Has visitado mi post ¿ Ser feliz creando recuerdos nuevos? y otro como ¿ El silencio puede hablar? -La fe, en C.V.
Te saludo con afecto, desde mi Buenos Aires querido,que estés bien.

thot dijo...

No me parece que necesites ningún tipo de cura, mientras no vaya a más y llenes la casa de cositas :)
Gracias por ponerte en mi blog de seguidora.
Un besito.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Migue... mi amigo...

Que lindo que hayamos coincidido en ésta travesía bloguera... me encanta contar con tu amistad y tu cariño...

Un beso hasta Argentina amigo.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Thot...

El gusto es mío... gracias a ti por tu visita y tus comentarios... seguimos leyéndonos.

Un beso.

Laura Marcela Giraldo Moreno dijo...

Genial, me identifiqué con tu historia, pero he encontrado muchas formas de utilizar esos recuerdos.

Hoy en día se pueden copiar y hacer colchas o cubrelechos de recuerdos, hacer collages, murales,etc. Y manejo la resina para conservar los más especiales.

Escríbeme y te daré consejos. lmgiraldom@gmail.com