viernes, 9 de julio de 2010

Lo que es la Vida...

Lo que es la Vida...


Es curioso como conforme pasa la vida, uno va descubriendo cosas, eventos y personas que de alguna manera han sido parte importante de uno mismo. Sucesos que dejan marcas, personas que permanecen para siempre, aún y cuando físicamente ya no están cerca, y cosas, cosas que evocan recuerdos, como las fotografías, que no son sino momentos capturados en un papel; tambien hay historias que pueden ser relatadas al momento de escuchar una melodía ó incluso cosas como un libro ú otros objetos que tienen un valor intrínseco, por todo lo que representan.


He tenido hasta ahora, podría decir, que una vida llena de mágicos momentos, todos ellos especiales, los cuales son tesoros guardados en mi mente. A veces, me encierro en mi silencio, me pierdo en un remolino de ideas y recuerdos, algunos hermosos, otros no tanto, pero que todos han sido parte de mi crecimiento y mi madurez mental.


Tuve una infancia muy afortunada, creo fervientemente, que la infancia de cada persona, es la base de nuestra esencia, es donde nos formamos como el indivíduo que vamos a ser más adelante. Crecí en medio de mucho amor, en una familia con fuertes principios y bases sólidas, en donde no faltan las historias que contar y compartir, en donde a lo mejor faltó la presencia de un padre, que no estuvo ahí físicamente, pero que hubo otras personas quienes compensaron esa falta. No menosprecio el valor e importancia que tiene el padre en el núcleo familiar, al contrario, es una figura que no debe faltar en la vida de los hijos, y no puedo negar la gran falta que me hizo mi padre, más siendo aún muy pequeña. Pero estoy cada vez más convencida de que Dios pone las cosas en su sitio, y le da a cada quien lo que puede tolerar. La vida va compensando unas cosas por otras. He escuchado decir que "la felicidad completa no existe" yo diría que si hay momentos en nuestras vidas en donde tenemos una felicidad plena, en donde nos sentimos realmente relajados, es decir, una de mis mejores etapas fue en la niñez, mi infancia, quizá porque en esos años, iba experimentando cosas nuevas, veía la vida como una novela llena de misterio, me encantaba la idea de ir entendiendo situaciones y porqué éstas se daban. Creo que desde siempre he sido muy observadora, cuido los detalles y saco mis conclusiones, para mi misma, claro, es una forma que encontré de aprender de la vida, de dar a cada situación su justa dimensión, de tomar el lado bueno hasta de los sucesos que no fueron tan agradables, de tomar riesgos, de enfrentar las consecuencias de mis actos.


Estoy ahorita, sentada enfrente de mi computadora, pensando que ha sido de mi vida, que he logrado, que me falta por hacer... y creo que no lo he hecho tan mal, ya que puedo sentir que hay mucho amor a mi alrededor, y creo que eso debería de bastar. Descubrí que tengo una gran capacidad de amar, de comprometerme, y sobre todo de ser yo misma en cualquier escenario que la vida me presente. No soy perfecta, nunca lo he sido, ni tengo la menor intención de serlo algún día, no en este mundo, tal vez en el próximo... pero estoy consciente de que me falta por cometer muchos errores, con la premisa de que aprenderé de ellos, pero eso si, serán errores nuevecitos...

4 comentarios:

Belkis dijo...

Muy importante la reflexión que haces Ruth. Conocernos y aceptarnos es la base para el inicio de una vida plena y feliz porque en esa misma medida seremos capaces de conocer y aceptar lo que nos rodea.
Te dejo un cordial saludo

Lucía dijo...

Ruth me encanta como escribes, no tengo dudas tu vida ha sido y es hermosa. Le das el valor que se merece a las cosas de la vida. Porque en los momentos malos tenemos suficiente fuerza para superarlos y disfrutar cada momento.
Soy casi nueva en ésto de los blog.
No se si éste te llegará.
Cariños. Soy Lucia

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Belkis...

Gracias por tu visita, hacía rato no sabía de ti, me alegro que estés bien y que sigas escribiendo tan bien como lo haces...

Y si, tienes razón, que importante es aceptar nuestras vidas y a nosotros mismos, con errores y aciertos...

Te dejo un beso.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Lucía...

Muchas gracias, me alegro que te haya gustado mi espacio... tú también escribes muy bonito, estuve en tu blog y me ha parecido muy interesante.

Gracias por tus palabras, te dejo un beso desde mi querido México.